Prostitución: Regulación para la abolición

 

Antes de comenzar, debe diferenciarse la postura abolicionista de la prostitución con la postura prohibicionista. El abolicionismo plantea la necesidad de hacer una regulación multidisciplinar para acabar con la explotación sexual de las mujeres, proponiendo también la penalización de quienes consumen prostitución. El prohibicionismo es una teoría ridícula, ineficaz y moralista, que penaliza de igual modo a las mujeres prostituidas y a los agentes prostituidores. Es residual, manteniéndose únicamente en países de fuerte tradición católica. Los dos grandes modelos hegemónicos serían, de un lado, el abolicionismo, de países como Suecia o Francia; y, de otro, el regulacionismo, de países como Holanda o Alemania.

Cuando hablamos sobre prostitución, con frecuencia el debate gira en torno al consentimiento, a si las mujeres prostituidas deciden o no libremente hacerlo. Suele ser planteado en términos fatalistas, como si dentro del capitalismo y del patriarcado estuviera en peligro el derecho de las mujeres de prostituirse. Respecto al gran argumento de la “libertad de elección”, debemos tomar en cuenta que no siempre el consentimiento legitima una práctica, ni mucho menos la convierte en trabajo. Tampoco el consentimiento de las partes implicadas es una razón suficiente para legitimar instituciones en una sociedad democrática. Casi puede interpretarse al contrario: la democracia pone límites a los contratos “voluntarios” que en sociedades caracterizadas por la desigualdad firmarían, sin duda, los más desfavorecidos. Hablando de consentimiento, se dejan fuera, con un papel residual o inexistente, a los agentes prostituidores, es decir, los puteros y a los proxenetas – también al Estado –, como si la prostitución existiera porque hay mujeres dispuestas a prostituirse y no como práctica por la que los varones se garantizan el acceso grupal y reglado al cuerpo de las mujeres. El acceso es en grupo porque todos los varones pueden acceder al cuerpo alquilado, que es un bien público. Hay que tener dinero, pero eso no invalida el carácter accesible. Asimismo, el acceso es reglado porque no tiene nada de natural y espontáneo, responde a una serie de normas conocidas y respetadas: las prostituidas están en determinados sitios hay que preguntar cuánto es y qué se ofrece a cambio.

Desde un posicionamiento abolicionista, se entiende que la prostitución no afecta solamente a las prostituidas, sino que afecta a todas las personas. Así lo formulaba Alexandra Kollontai. Y es que la prostitución afecta al imaginario de lo que es una mujer y lo que se puede esperar de ella, también de lo que se puede hacer con ella. Refuerza la concepción de las mujeres como cuerpos y trozos de cuerpos de los que es normal disponer y que ni siquiera suscitan el interés de preguntarse cómo ni por qué están ahí. De hecho, la mayor parte de las mujeres prostituidas no hablan la lengua del “cliente”. El mensaje de la industria del sexo insiste en que trabajar en ella es liberador y empoderador, pero no es lógico pensar que estar desnuda frente a hombres vestidos e investidos del derecho a acceder a tu cuerpo sea una fuente de poder y autoestima. El hecho de que los varones busquen y encuentren placer sexual en personas que no les desean es una importante materia de reflexión. Por tanto, frente a las visiones amables de la prostitución, quiero dejar uno de tantos comentarios de “clientes” para que se valore lo que ofrece el mercado prostitucional: “todo bastante limpio. No muy habladora, en realidad, daba la impresión de que no quería estar allí. Hicimos el misionero y se limitó a quedarse tumbada mirando el techo con una cara que daba bastante bajón. Al final, llené el chubasquero y me marché”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s