Huelga General en India: Una gran lección

 

Una huelga general ha de ser el resultado de una acumulación de luchas obreras y el impulso para elevar el nivel de conciencia de la clase trabajadora  contra la explotación del capital. A comienzos de año, durante los días 8 y 9 de enero, una vez más, en India se llevó a cabo la mayor huelga general del mundo. La denominada Bharat Bandh, convocada por 10 organizaciones sindicales en representación de 250 millones de trabajadores y trabajadoras. Una lucha contra la privatización de los servicios públicos, por unos salarios  y pensiones dignos. A pesar de las amenazas del gobierno de la India a los huelguistas, hubo un amplio seguimiento que contó con el apoyo de campesinos, estudiantes,trabajadores de venta ambulante y el apoyo adicional del pequeño comercio.

La movilización se propuso denunciar y acumular fuerzas para abordar las luchas contra las políticas de contratación vigentes, acabar con las privatizaciones de empresas del sector público, contra la ley de Adquisición de tierras (que permite la confiscación de por parte de las multinacionales sin compensación), contra la venta de los recursos naturales a las multinacionales, lucha contra el desempleo y  por un sistema de jubilaciones de carácter público.

La huelga afectó  de manera masiva a los sectores de transporte, bancario (con más de medio millón de trabajadores), industrial, la extracción de  carbón (una incidencia de más de 600.000 mineros). También el seguimiento fue masivo en la construcción, servicio doméstico y ayuda a domicilio, transporte de autorickshaws, en la agricultura (sector donde se registra más de 12000 suicidios al año desde 2013). El apoyo en la minería, el cultivo de té, y tabaco fue del cien por cien.

La actividad quedó totalmente paralizada en  en los estados orientales  de Assam, Manipur, Mapalaya y Odisha, así como el estado de al sur peninsular de Kerala: se paralizaron totalmente colegios, universidades, hospitales, bancos, industrias, oficinas de correos, y circulación de trenes y transporte público. En el estado de Telengana se sumaron dos millones trabajadores públicos y en la ciudad de Bombay se paralizó totalmente los sectores de transporte y electricidad.

La estrategia de Modi es recurrir al sectarismo religioso para dividir y desmovilizar  a la clase trabajadora, pero ha fracasado. La Federación Sindical Mundial (FSM) considera de enorme repercusión la experiencia de lucha obrera en la India para el movimiento obrero internacional. Frente a los intentos de la burguesía y el imperialismo de neutralizar a la clase obrera: ¡solidaridad con las luchas obreras a nivel mundial!. La lucha es el único camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s