Falsos autónomos, la contratación de moda

 

falsos-autc3b3nomos1.png

Es cada vez más común encontrarnos ante ofertas de empleo por las que se exige darnos de alta en el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos, con todas las desventajas que ello conlleva, por suscribir una relación de carácter mercantil.

 

 

Con esta estrategia empresarial, se consigue evadir la aplicación de la regulación laboral común, y por tanto, la pervivencia de la relación de trabajo dependerá de la mera voluntad de la empresa, y sin las garantías que establece el Estatuto de los Trabajadores.

Sin embargo, hay que analizar la realidad que se nos impone, y cotejar una serie de factores para ver si realmente estamos ante una contratación en fraude de ley y por tanto, ante una relación laboral, o no. Si acudimos al artículo 1.1 del Estatuto de los Trabajadores, observamos dichos elementos que consisten básicamente en voluntariedad, ajenenidad, remuneración y prestación dentro del ámbito de organización y dirección de la empresa.

Estos requisitos se objetivan fácilmente mediante los siguientes indicadores que deberemos de acreditar en caso de que planteemos la cuestión en vía judicial, y que son los siguientes:

  • Uso de correo electrónico corporativo.
  • Uso de las instalaciones de la empresa y de los medios que ésta ponga a nuestra disposición.
  • Sometimiento a las directrices de una Dirección empresarial, al prestar servicios bajo supervisión.
  • Cuantía percibida periódicamente sin variación alguna, asimilable a un salario.
  • Régimen de horario, descanso y vacaciones asimilable a cualquier persona que preste servicios en la empresa por cuenta ajena.
  • Desarrollo de funciones propias y estructurales de la empresa, sin que exista un interés personal en el ejercicio de dicha actividad.

Puede ser conveniente presentar Denuncia ante Inspección de Trabajo con el fin de acreditar las funciones desarrolladas bajo esta modalidad contractual ficticia de carácter mercantil, y con ello, modificar la naturaleza de la relación de trabajo y con ello, regularizar una situación que en todo caso beneficia a la empresa y perjudica a quien presta servicios.

Artículo incluido en La sección de asesoría laboral de El Megáfono número 56

Asesoría Laboral. Asamblea Interprofesional

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s