Startup, Apps y Precariedad 2.0

Poco ha tardado en revelarse que lo que había detrás de la llamada economía colaborativa (con AirBNB, Uber o Cabify a la cabeza), era economía capitalista y poco más. Quizás la novedad estriba que se daba una vuelta más en el negocio de explotar y robar pero con mayor estilo si cabe, con las últimas tecnologías que existen y con domicilio fiscal difícil de encontrar.

economia-colaborativa-2-e1534350605196.jpgSon breves los cuentos con los que los esteticistas, influencers y otros agentes comerciales del capital intentan engañar a los desheredaros y explotados del planeta mientras amasan, y ponen a buen recaudo, su botín. En la economía colaborativa no existe el consumidor. Éste se llama usuario. El trabajador tampoco existe. Se llama colaborador, cliente o insiders. El trabajador en paro se llama outsiders.

mini jobEl trabajador en paro ya no busca empleo, sino que ofrece trabajo o servicio. El trabajo es un servicio o disposición. El trabajo a tiempo parcial es un minijobs. El curriculum se llama perfil y la entrevista de trabajo, oportunidad. El trabajador autónomo se llama freelance. La lista de eufemismos y “palabros” raros inventados en la neolengua con los enmascarar la explotación y la servidumbre del trabajo al capital es interminable.

Otro espectro laboral más de este tiempo es la nueva ola en subcontratación y cesión (generalmente ilegal) de trabajadores. Se presentan bajo la fórmula de empresas multiservicios con convenios de empresa mínimos y microscópicos con los que se saltan a la torera los convenios provinciales, devaluando de forma general las condiciones laborales de la clase trabajadora. Pero cuando lo que impera según los medios de información es la innovación, las nuevas ETT’s se presentan también bajo la rúbrica digital de una estupenda y moderna Startup: Work today, Job today, Start people y muchas otras o empresas como Just Eat, Deliveroo o Glovo, Freetour, Guruwalk… u otras “plataformas digitales” con domicilios (y paraísos) fiscales en Luxemburgo, Irlanda, Delaware y Mordor califican a sus trabajadores (muchos de ellos convertidos en falsos autónomos) como clientes o usuarios de plataforma. Con halo de modernos, e innumerables abalorios digitales, las herramientas destinadas a facilitar la explotación, el robo y el saqueo a la clase trabajadora se descargan directamente desde tu Android o Ipod.

progressive-web-app-t.jpgLas apps para la precariedad no tienen por objeto más que integrar la contratación de mano de obra en el proceso de trabajo bajo la fórmula just in time. A los patrones, más jóvenes o más viejos, en las escuelas de administración y dirección de empresas y en sus orgías de coaching les han enseñado que eso del contrato a jornada completa es una antigualla. De lo que se trata es de precarizar y explotar a la clase trabajadora con una disponibiilidad de 24 horas para trabajos de mierda, con contratos de mierda, salarios de hambre y eludiendo en todo lo posible las impuestos de las sociedades empresariales y nuestras cotizaciones a la seguridad social. Startups y sus apps que no tienen por objeto que broten ríos de leche y miel, ni multiplicar los peces y el pan sino quintuplicar los beneficios, multiplicando los contratos, troceando el trabajo, dividiendo el empleo y avanzando en la senda de la jornalerización del trabajo, así como en la individualización de las relaciones laborales y la dilución los marcos de contratación, sustituyendo contratos laborales por contratos mercantiles.

trabajo-precario.jpg

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s