Sobre el IV acuerdo para el Empleo y la Negoción Colectiva

El mes de junio de 2018 se firmó el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) entre las patronales CEOE y CEPYME y la dirección central de los sindicatos CCOO y UGT.

IV acuerdo por el empleo precario

Este acuerdo ha sido recibido con aplausos por quienes desde la tribuna del congreso o las tribunas de los medios de comunicación apoyan y sostienen las distintas reformas laborales que sumergen a la clase trabajadora en la precariedad, la explotación sin límite, el paro forzoso y la ley de la jungla. Sólo ésto ya es un mal síntoma de lo firmado.

Pero más allá de quienes aprueban o desaprueban el IV AENC, está nuestra opinión y nuestro criterio respecto al asunto. Este acuerdo ha sido presentado y publicitando como un punto de inflexión y de cambio después de que los trabajadores soportemos sobre nuestras espaldas: 1) la crisis capitalista, 2) los ruinosos negocios del capital con sus desfalcos, descalabros y bancarrotas, y 3) el inmenso botín con el que se han lucrado exprimiéndonos como limones y condenándonos al paro crónico y al trabajo precario como base social de la superviviencia… Como si todo eso formase parte del pasado. Nos anuncian un salario mínimo equivalente a 1000 euros mensuales o lo que es lo mismo 14000 euros anuales. Es decir, no pocos salarios seguirán siendo salarios de miseria, salarios de riesgo, de no superviviencia, salarios de hambre.

me-sobra-mes-al-final-del-sueldo.jpg

Pero sobre todo el aspecto más negativo respecto al incremento o alza de los salarios, es que por un lado son insuficientes, y por otro no son reales, por ir desvinculándose de la capacidad de compra. En este acuerdo se pone en valor la histórica reinvindicación de la patronal de hacer depender la actualización de los salarios de la productividad y el absentismo laboral. Al igual que con la reforma contra las pensiones públicas. Ello se plasma en subida en torno al 2% como parte fija, más 1% en la parte variable para el periodo 2018-2020.

la-ceoe-y-los-becarios-2.jpg

Hablando en plata: nos hablan de subidas salariales nominales desvinculadas del salario real y relativo, es decir, del poder adquisitivo de los mismos y de su relación comparativa con los beneficios empresariales. Respecto al alza salarial, este IV acuerdo no supone de ningún modo “el principio de recuperación de los salarios”.

Los salarios no se recuperan mientras decrecen todos los aspectos del salario (salario directo, salario indirecto y salario diferido). Menos aún si su relación cuantitativa con respecto a las horas trabajadas se dispara al aumentar las horas impagadas y con ellas los beneficios que generan y de los que se apropian las empresas.

Mientras la remuneración del capital crezca por encima del crecimiento de la remuneración del trabajo, ningún salario crece. A su vez ha llamado (enorme y agriamente) la atención que tras años de cataratas de despidos sumarios, en masa, colectivos…, con un ERE detrás de otro, vienen ahora y den por bueno implantar nuevas medidas para facilitar el despido individual reduciendo el tiempo de tramitación del mismo.

Además de estos aspectos desde la Asamblea Interprofesional en el ánimo de informar al conjunto de los trabajadores queremos señalar que este acuerdo no es vinculante, ni de obligado cumplimiento para nadie. Por tanto la naturaleza de este acuerdo (hablando coloquialmente) es papel mojado. Es un acuerdo que “recomienda” pero no obliga.

Tras este acuerdo la CEOE y CEPIME como mucho enviarán una misiva a las empresas afiliadas a las mismas para recomendarles que suban un poco los sueldos por ejemplo, si les parece bien.

La parte sindical firmante de tal acuerdo (las direcciones centrales de CCOO y UGT) así mismo lo reconocen al concluir que “el acuerdo sólo tendrá los efectos deseados si somos capaces de que se plasme en los convenios colectivos” e “instando a las organizaciones empresariales a asumir con corresponsabilidad los compromisos acordados.” Aseguran que tras este acuerdo, que en nuestra opinión sirve de lavado de imagen a las organizaciones de explotación empresariales (CEOE y CEPYME) y a las políticas de marketing del nuevo gobierno, vendrá un largo periodo de cambio, reparto de riqueza y paz social.

No habrá paz mientras el trabajo sea explotación, precariedad y humillación y su alternativa sea el paro forzoso y crónico a que nos obliga el capital

logo inter

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s