Profesorado Interino y Oposiciones: ERE Masivo

Educación pública y de calidadVarias sentencias europeas han puesto patas arriba el tradicional sistema de las interinidades en el sector público. La más importante declaraba en fraude de ley la cobertura de muchas plazas de carácter estructural que, en lugar de sacarse a concurso oposición, estaban permanentemente ocupadas por personal interino. La legislación española estipula las interinidades para casos muy concretos y limitados como las sustituciones, sin embargo, históricamente, los diferentes gobiernos han propiciado la existencia de un alto contingente de trabajadores y trabajadoras en precario –esto no es algo exclusivo de esta década marcada por la crisis-; periódicamente se le solía dar algún tipo de solución transitoria…y vuelta a empezar. La diferencia con las anteriores ocasiones es que ahora, una instancia externa emplaza al Estado español a homogeneizar su normativa con la europea y a reducir la alta tasa de interinidad en el sector público.

maestro-e1517766083110.jpgLos sindicatos del régimen, los tres sindicatos que controlan la mesa general de la función pública, pactaron con el gobierno un ciclo de oposiciones masivas que supuestamente pondría fin a esta situación, pero olvidaron acordar algún tipo de sistema de acceso que hiciera justicia al profesorado interino, el verdadero damnificado en todo este proceso por el continuo abuso de la temporalidad en el sector público. De la mesa general de la función pública, donde CCOO, CSIF y UGT pactaron este acuerdo sin garantías para la consolidación de los puestos de trabajo, se ha pasado a la negociación en las mesas sectoriales. La de educación ha sido un completo fracaso, hasta el punto que en diciembre la mayoría de sindicatos presentes escenificaron su salida e hicieron un llamamiento a las movilizaciones. Un llamamiento tardío y con pocas expectativas de poder cambiar el sistema de acceso, que es el principal problema.

Desde los STES (confederación  de la que forma parte USTEA) hemos defendido en solitario la llamada doble vía, mediante el acceso diferenciado para el personal interino –preferiblemente por concurso de méritos- lo más lógico y justo dado que era el principal “defraudado” al no haber podido superar oposiciones con convocatorias de plazas muy reducidas y, sin embargo, haber venido realizando el mismo trabajo que el funcionariado de carrera, con menos derechos y sin garantías de consolidación. El resto de sindicatos presentes en la mesa de educación no están por este tipo de solución, que no es ilegal. Donde sí ha habido más consenso es en la propuesta de oposiciones sin pruebas eliminatorias, tal que todo el mundo pudiera pasar de la fase de oposición  a la fase de concurso, lo que podría beneficiar en cierta medida al profesorado interino con más tiempo de servicio. Sin ser la mejor solución, en los STES decidimos suscribir esta línea roja y comenzar las movilizaciones a nivel de territorios. En USTEA Granada propiciamos el surgimiento de una asamblea de interinos, hicimos un escrache a la Consejera de educación en noviembre y, a nivel andaluz, nos manifestamos en Sevilla el 16 de diciembre USTEA, CGT y varios colectivos de interinos, mientras el resto de sindicatos miraban hacia otro lado.

los profesores en luchaEsta es la situación en la actualidad. En los próximos meses se anuncian concentraciones unitarias, si bien el gobierno ya ha cerrado unilateralmente el sistema de acceso, cuyo decreto contendrá leves modificaciones en lo que se refiere a la ponderación de cada parte (60% la oposición y 40% la fase de concurso), la valoración del tiempo de servicio (10 años máximo, pero reduciendo el valor de cada año, lo que no beneficia a interinos con poco tiempo de servicio) y un mínimo aumento en el número de temas a elegir. Dadas estas condiciones, es previsible que, pese a la amplia oferta de plazas que se prevé, una parte importante del profesorado interino actualmente en servicio pueda quedarse al final fuera.

Si tenemos en cuenta que el objetivo gubernamental es reducir la tasa de interinidad al 8 por ciento, cabe preguntarse cuál será la suerte futura del profesorado que quede en las bolsas de sustitución, sobre todo considerando que su fuerza y representatividad como colectivo se verán reducidas. Probablemente sus condiciones de trabajo e, incluso, su estatus laboral puedan variar. En tal caso se habría paliado cuantitativamente la actual precariedad laboral en el sector público a cambio de aumentar cualitativamente su condición.

José Antonio Antón. Delegado sindical de USTEA-Granada

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s